Conocer las 4 C

La identificación y el respectivo valor de mercado de los diamantes es realizada por expertos en la clasificación del diamante, siguiendo las normas admitidas universalmente conocidas como las 4 C: Carat, Colour, Clarity y Cut (quilates, color, claridad y corte).

Estas designaciones son una forma eficaz y universal de comunicación entre los miembros de la industria del diamante.

Carat Weight (Peso)

Carat, o quilate, es la unidad de medida de los diamantes y otras piedras preciosas, que determina su peso. Sabemos que 1 ct (quilate) equivale 0,2 g y esto nos permite descubrir el peso de la piedra para asignarle un valor.

Colour (Color)

¿Pero los diamantes no son todos blancos? Es una pregunta frecuente del consumidor. De hecho, los diamantes en la llamada Escala de color normal puede variar desde la ausencia de color total hasta una tonalidad muy clara de amarillo, gris o marrón. La escala de color se compone de las letras D a la Z, donde D es la ausencia de color y la letra Z la letra en la que el diamante tiene una mayor cantidad de amarillo en su composición. Siguiendo este orden lógico, el diamante de color D es el más valioso. Las pequeñas diferencias de color tienen un gran impacto en el valor de mercado del diamante. Los diamantes CARLTON están categorizados como G/H.

También están los diamantes Fancy, que son los diamantes de color, que por su rareza se vuelven extremadamente valiosos. Podemos encontrar diamantes amarillos y marrones son los más comunes dentro de los colores, o los rojos, púrpuras o azules, que han ido ganando popularidad en las últimas décadas, a menudo encontrados en subastas por su rareza y valor.

Claridad (Pureza)

Sabemos que el diamante es una piedra natural formada por grandes presiones y temperaturas, lo que hace que sea posible encontrar «impurezas» a las que nosotros, los gemólogos, denominamos inclusiones. La pureza es probablemente la «C» más importante, porque determina el número, cantidad, posición y visibilidad de las inclusiones del diamante. La escala de pureza del diamante utiliza la siguiente nomenclatura: Flawless (F), Internally Flawless (IF), Very Slightly Included (VVS), Very Slightly Included (VS) , Slightly Included (SI) y Included (I); siendo Flawless el diamante más raro y valioso porque no padece ningún defecto interno y externo, es el diamante perfecto. Y es tan raro que podemos trabajar toda una vida con diamantes y nunca ver uno Flawless o sin defectos.

Cut (Corte)

Un buen corte es la forma en que el ser humano contribuye a la belleza de una piedra. Cuando un diamante interactúa con la luz, todos los ángulos y facetas afectan la cantidad de luz que se refleja en nuestros ojos. Un artesano experimentado puede trabajar la piedra de tal manera que sus proporciones sean ideales para potenciar el brillo del diamante. La escala del corte clasifica los diamantes de excelente a pobre.

Cuidado del Diamante

A pesar de su dureza de 10 en la escala de Mohs, el diamante no es indestructible, y hay planos atómicos de la estructura molecular en donde los átomos no están tan conectados, lo que hace que el diamante se pueda partir en la dirección de esos planos, lo que significa que debe dedicar algún cuidado al uso de su diamante, especialmente si el diamante está muy expuesto. Además, el diamante puede rayar a otro diamante, por lo que debemos prestar especial atención a piezas con varios diamantes tallados, por ejemplo, en un collar.

Es importante señalar que, al adquirir una joya con diamantes, estos deben cuidarse y limpiarse con regularidad, pues el diamante atrae especialmente la grasa. Usar agua tibia y un cepillo suave para la limpieza de sus diamantes es lo más adecuado. Asimismo, tenga en cuenta que el estado de la piedra debe revisarse cada dos años.

El cuidado de las Perlas

Las perlas son gemas orgánicas, provenientes de seres vivos, que necesitan de algunos cuidados, debido a su sensible superficie porosa.

Es importante evitar cremas, perfumes y cualquier detergente o químico que pueda corroer o dañar el nácar, que es el lustre natural de la superficie de la perla.

Al ser más frágiles que otras gemas, deben guardarse en una caja o caja separadas de las demás joyas, de manera que conserven la belleza natural que las caracteriza.

Garantías

Todas las piezas CARLTON están acompañadas de un certificado de autenticidad que acredita la calidad de nuestras joyas. Cada pieza es elaborada por las manos de artesanos experimentados cuidando de ellas de manera única y especial y utilizando siempre las mejores materias primas en su diseño.