Carlton Jewellery, el valor de una herencia

Carlos Góis nació en una familia de joyeros portuguesa de Coímbra, la antigua ciudad en el centro de Portugal que era, en el pasado medieval, la capital del país.

Desde 1991, su universo está estrechamente ligado al fascinante mundo de la joyería, donde el contacto diario con las realidades de este mundo tan particular le proporcionó un aprendizaje continuo y permanente, un viaje que tiene algunas de las mejores experiencias, recuerdos de la infancia y vivencias de su vida.

Desde su adolescencia, Carlos Góis comienza a acompañar a la familia en ferias y eventos especializados, dedicados a los profesionales en el campo, estando presente en los «grandes escenarios» del sector, conviviendo, compartiendo experiencias y adquiriendo conocimientos con los mejores joyeros del mundo.

Todo este nuevo mundo exclusivo y brillante le maravilló fascinándolo hasta el día de hoy, y dio origen a un antiguo sueño: tener su propia marca de joyería. Y con la mirada puesta en este objetivo, trazó el curso de su carrera.

Estudió Economía y comenzó a trabajar de forma regular en el negocio familiar de joyería y alta joyería. La educación superior le proporcionó las herramientas vitales de análisis y gestión y una visión del mercado, así como el desarrollo de la vena emprendedora.

Inicialmente esta vocación natural la aplicó en proyectos de menor dimensión, donde comprobó los conceptos y aprendió algunas de las lecciones más importantes de la vida. En la empresa familiar conoció la realidad de varios puestos de trabajo, progresando desde lo más básico a la gestión de algunas tiendas, incluso siendo el responsable del departamento de Recursos Humanos, Ventas y Marketing, así como del departamento de Compras.

Después de veinticinco años de experiencia en varios sectores del fascinante mundo de la joyería, se sientió finalmente preparado para hacer realidad el antiguo sueño de crear una marca única, que reinterpreta la sólida tradición de joyería portuguesa y las tendencias más inspiradoras del diseño.

El sueño —dice el poeta— marca la vida.

Una vida para la cual Carlos Góis se fue preparando desde muy joven y en la cual el legado de la familia es la llave maestra; a ellos se debe esta extraordinaria herencia del encantamiento que el mundo de la joyería representa desde siempre para él, y que se llama ahora Carlton Jewellery.